24 noviembre 2008

Rojo o negro

fichas casino

Últimamente me encuentro poco inspirado. La anterior entrada bien podría ser un tweet del margen derecho. Mi rutina continúa. Desde hace tiempo noviembre me parece un mes gris y extraño. Ahora reviso más mi forma de escribir. Este post llega con semana y pico de retraso.

Una razón: celebrar mi cumpleaños. Una tradición: los caramelos. Un plan sencillo que me costó ver realizado pero con un resultado inmejorable: cena seguida de cócteles y visita al casino. Aunque faltaron imprescindibles, estuve acompañado de aquellos que quería.

Como manda Barney Stinson en “Cómo conocí…” nos pusimos traje. Estábamos imponentes. Para algunos era la primera vez que entrábamos en un casino y se notaba. Dimos la vuelta de reconocimiento y volvimos a las mesas de las ruletas. Apostamos todos y apostamos todo, y solo tengo una ficha que me quedé como recuerdo de la noche. Me lo pasé como hacía mucho tiempo. Hubo risas, frases, fotos y anécdotas. Gracias.

Como siempre me olvido detalles, pero tenía la impresión de contar las cosas en paréntesis permanente.

Por un plan cumplido entra uno nuevo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy Mané.

Bueno señor un placer haber compartido ese día contigo me lo pase genial. Hay que repetir pero llevándonos algo de dinerillo en el bolsillo jajaja!!!

1 abrazo!!!

Lore dijo...

Cual es el plan que hemos añadido, una vez quitado el Casino??

Juu cuantos planes nos quedan por cumplir...y que bien me lo pasé en tu cumple xD.

Lo único que me queda por decir (otra vez...) es:
HAPPY BIRTHDAY!

El año que viene más y mejor, como se suele decir.

M@ri4 dijo...

Jo, que auténticas!!!:D