14 agosto 2008

Diario de Verano

Con este título parece que sigo contando cómo van mis vacaciones. Nada más lejos, ya que me estoy refiriendo al talk-show de Antena 3 “Diario de Verano”, es decir, el “Diario de Patricia”. Es el programa del que yo he echado pestes cada vez que he hablado de él, y al que este martes acabé yendo como público (¡ssshh, que no se entere nadie!). Me siento sucio. Pero como toda entrada que escribo, tiene un principio.

Desde hace unas semanas (si no más) Lore y yo confeccionamos una lista de planes a cumplir debido al aburrimiento sufrido los fines de semana. Y uno de los prioritarios es ir a “Sé lo que hicisteis” (y el karaoke, y el musical, no si nos queda tela…).

Después de algunas semanas diciendo de llamar para asistir nos dimos cuenta de que no teníamos el teléfono (entonces me tocó buscar y lo encontré en un foro del programa, que la gente es muy friki). Una llamada con voz de adulto más tarde y a la mañana siguiente nos apuntamos en la agencia que gestiona todo el tema de público para programas, grabaciones de series y demás, pero no iba a ser tan fácil. Los programas se cierran desde la semana anterior, y SLQH es el que primero se llena. Justo antes de irnos nos comentan:

- ¿Queréis ir a alguno de estos programas: El Método Gonzo, Diario de Verano, Visto y Oído o una grabación de Hospital Central?

Y todo pasó tan rápido (no echo la culpa a nadie) que cuando nos quisimos dar cuenta ya estaba en el metro de vuelta a casa rezando sin parar “madremiamadremiamadremía”. Y al llegar a casa la cara que puso mi madre no tiene precio.

Ya el Día D nos bajamos a Madrid con muy pocas ganas. Después de esperar una hora en el hall de Antena 3 con un bocata (bueno bocata, “pan y loncha” es más correcto) y botellita de agua cobramos doce euros y entramos a plató. Éramos tres pero la amable regidora acertó al colocarnos. Lore y Alberto (que no le he nombrado pero también estaba, y con mis mismos ánimos) se sentaron en primera línea por cuestión de colores, y yo fui relegado a la segunda fila pero bien acompañado. Explicaciones de los regidores sobre el funcionamiento y mucho cachondeo interno, y a las siete y nueve de la tarde nos esperaba una horita y pico de programa. Y se hizo corto.

Aunque el tema del día no era alegre, nos faltó poco para descojonarnos de los invitados. Menos mal que hubo dos intermedios en los que nos despachamos a gusto. Nuestra única tarea era aplaudir y soltar bravos y silbidos, y nos quedamos con ganas de más. Pero ¿qué sería de un “Diario de…” sin el Rúben (con acento en la “u”) y la Jessy?

La próxima vez será en LaSexta, pero dudo que nos lo pasemos mejor que hace un par de días. Y ya sabes, por un plan cumplido entra uno nuevo.

- Creo que tres de mis cinco hijos no son míos.

Madre mía.

1 comentarios:

Lore dijo...

- "¿Y como te diste cuenta de que tu padre no era tu padre?"
- ...es que yo me parezco a mi madre.


Quería comenzar dando las gracias a los cortes de publi, durante los que derramé alguna que otra lágrima (de alegria, claro está). Con ellos grabamos en nuestra memoria alguna de las frases más "interesantes" del programa xD.

Al margen de este planazo, ya cumplido, tenemos otros muchos de los cuales sé que conseguirás redactar los mejores momentos.

- "Se oye una cancion...(8)" ¿Será el musical nuestro próximo destino?