07 enero 2008

Los Reyes Magos son magos

Antes de acostarme y despedirme de las vacaciones de Navidad (¿despedirse de las vacaciones un universitario? Madre mía, menudo enero me espera) hay que hablar del Día de Reyes, que este año han venido cargados.

Después de una conversación con mi madre hace un par de semanas en la que concluí que dejaba los regalos a su elección, me esperaba cualquier cosa. Bueno, cualquiera menos las que habíamos hablado, como el peaso de cofre con la serie completa de Friends (bastante jugoso pero un pastizal). Así que hasta la mañana del día 6 no saldría de dudas.

Ahora de lo que no salgo es de mi asombro, ya que ayer recibí una PSP Slim con el juego “GTA Vice City Stories”, el libro “Principios Universales de Diseño” y una Wii a compartir con mi hermana. Los Reyes se han portado, pero yo me he debido portar de “cagalse”. Como cada año nos despertamos, fuimos al salón y vimos en nuestras sillas con los zapatos debajo (no hay que perder el espíritu) los paquetes de cada uno. Han sido tres regalazos. Y han llegado en el peor momento, ya que estas semanas el agobio va a aumentar por las practicas de clase, los trabajos en grupo y el empezar a chapar para los pocos examenes de febrero.

Creo que en breve abriré una nueva categoría para mis post sobre Wii y el mundo jugón del que ya he hablado alguna vez, pero que se presenta frecuente en los próximos meses. Sobra decir que ayer pasamos el día sin soltar los mandos, viciándonos y trasteando con los aparatos (mi hermano se ha encargado de configurarlos para sacarles más partido).

Así que en las reuniones con los colegas habrá que simultanear echar un tenis, un Singstar o un Buzz, dependiendo del tamaño del salón.

1 comentarios:

M@ri4 dijo...

menos jugar y más darle a los codos, lexhe!

como vea un post antes del ejercicio de rrpp te mato bien muerto...!